man worker repairing engine with his hands

LIMPIEZA DE MANOS EN TALLERES MECANICOS

Siempre se ha relacionado a los mecánicos como operarios con las manos negras, impregnadas de la suciedad propia de la grasa y de las piezas de los vehículos. Casi pudiendo llegar a pensar que, esos dedos manchados, son condición sine qua non de ser un buen mecánico.

Pero lo cierto es, que hoy en día tenemos los medios suficientes tanto para eliminar esas fuertes suciedades, como para mantener las manos cuidadas e hidratadas.

Y es precisamente en esa limpieza de manos  eficaz pero amable con nuestra piel, en lo que nos centraremos en este artículo.

 

limpieza de manos en talleres mecánicos

 

Primeramente, cabe aclarar un punto importante; la suciedad incrustada en manos no es solo un tema estético. La integridad de la piel se ve comprometida por la agresividad de algunos de los aceites y otras sustancias . Por tanto, es de vital importancia eliminarlas correctamente.

Todo el que haya trabajado en ello en algún momento sabe a ciencia cierta, que el tipo de residuos que deja la actividad mecánica es especialmente difícil de eliminar. Esto es debido a la mezcla de componentes como la carbonilla o la grasa, entre otros, los cuales conforman una mala combinación. Este hecho nos sitúa en el escenario de un doble desafío: la propia limpieza de manos y el hacerlo sin dañar nuestra piel.

 

LIMPIEZA DE MANOS

Como hemos mencionado, la eliminación de esa fuerte suciedad, es una tarea complicada. Especialmente costosa en lugares como las grietas propias de la epidermis y en las uñas y sus contornos.

Siempre que nos enfrentemos a un reto de limpieza, debemos tener presente el concepto llamado circulo de Sinner.

 

CIRCULO DE SINNER

Se denomina de este modo a una combinación de cuatro factores que han de tenerse en cuenta siempre que se desee realizar una limpieza completa:

círculo de sinner

  1. Acción mecánica: Se trata del hecho físico de eliminar la suciedad. La propia fricción que ejercemos.
  2. Acción química: Contempla el conjunto de productos químicos que empleamos en la acción de limpieza.
  3. Temperatura: Influye en la eficacia de la limpieza. Sobre todo cuando se trata de eliminar grasas, las temperaturas más elevadas son de ayuda.
  4. Tiempo: El tiempo que se emplea el producto sobre la superficie, o que se fricciona sobre la misma.

Si alguno de los factores falla, es posible que haya que compensarlo con un aumento de los restantes, si queremos lograr una limpieza del todo eficaz.

 

Cuando hablamos de suciedad en talleres, debemos usar productos limpiadores específicos con gran poder desengrasante que cumplan con la acción química. Además, a poder ser, deberían contener partículas de arrastre, ya que, la fricción proporcionada por estas jugará un papel fundamental en la acción mecánica. Por último, en el apartado de la temperatura, sería interesante usar agua tibia, e incluso algo caliente.

 

CUIDADO DE MANOS

Ahora pasemos a la segunda, y no menos fundamental, parte de la ecuación.

Uno de los problemas que conlleva el lavado intensivo de las manos, es que el manto lipídico de las mismas se puede ver resentido.

 

EL MANTO LIPIDICO

Llamamos de este modo al manto ácido que cubre la última capa de la piel; está compuesta, a grandes rasgos, por agua, sebo y sudor, y su función principal es protegerla de agentes externos y de la perdida de hidratación.

En el lavado de suciedades tan fuertes como las tratadas, es de especial importancia tenerlo en cuenta, ya que debemos aplicar la fricción y las altas temperaturas. Ambos, son dos factores que afectan de modo negativo al  manto lipídico.

Es por ello que deberemos escoger productos que contengan sustancias que ayuden a mitigar esa problemática y que estén reforzados con agentes reengrasantes de la piel.

 jabones con reengrasantes de la pieljabones con agentes reengrasantes de la piel

En Jabones Calvo disponemos de una amplia gama de líquidos, pastas y polvo, específicos para suciedades pronunciadas, tales como los de los talleres mecánicos, entre otros.

 

  • LIQUIDOS DESENGRASANTES: están pensados para suciedades más livianas.
  • PASTAS: son productos para suciedades fuertes, perfectas para mecánicos.
  • POLVO: para las suciedades más extremas.

 

Todos ellos, son fabricados específicos para facilitar la limpieza de las manos de los operarios con fuertes suciedades muy arraigadas, especialmente grasas difíciles de eliminar. A su vez, y por lo que nos dicta la experiencia de muchos años, todos están formulados teniendo en cuenta que deben ser productos que cuiden, hidraten y cuiden el equilibrio natural del manto cutáneo.

Poseen además una importantísima ventaja, y es que son productos que ofrecen un gran y contrastado rendimiento, ya que eliminan la suciedad con una mínima cantidad de producto.

Limpia mucho y bien tus manos, pero sobre todo, cuídalas como lo que son, tu principal herramienta tanto en el trabajo, como el vida.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.