diseno sin titulo 3

HIGIENE INDUSTRIAL

 

“Es mejor prevenir que curar” ¿Cuantas veces hemos oído esta famosa frase hecha?

En el ámbito de la industria, la relevancia de la prevención de riesgos ha ido aumentando en los últimos años hasta llegar a un punto de importancia capital.

¿Pero, que es realmente la higiene industrial?

diseno sin titulo 4

EL INSST define la higiene industrial como la ciencia que anticipa, identifica, evalúa y controla los posibles riesgos en el entorno laboral y que pueden poner en peligro la salud de los trabajadores.

Principalmente, esta disciplina preventiva, se divide en cuatro ramas con distintas competencias entre ellas:

  • Higiene teórica
  • Higiene analítica
  • Higiene de campo
  • Higiene operativa

 

LA IMPORTANCIA DE LA LIMPIEZA EN LA HIGIENE INDUSTRIAL

Dentro del amplio abanico que supone llevar esta práctica a buen puerto, en este artículo vamos a ahondar en la parte puramente relativa a una buena higienización tanto del personal como de las instalaciones.

 

INSTALACIONES

En el sector industrial, la limpieza de grandes plantas y fábricas toma, por diversos motivos, una especial importancia.

Por un lado, cabe tener en cuenta que, en algunos de los casos, la producción no se detiene nunca. Es por ello, que mantener una limpieza constante y eficaz se hace imprescindible para el buen mantenimiento del entorno de trabajo. Una de las filosofías que pone en valor lo anteriormente comentado, es el sistema TPM (Total Productive Maintenance) que significa literalmente, mantenimiento productivo total; y cuyo objetivo es eliminar las perdidas en producción debido al estado de los equipos, sin tener que producir paradas no programadas.

En ese sentido, algunas grandes multinacionales inmersas en procesos TPM, optaron por dar prioridad a la pulcritud del entorno laboral. Se demostró que añadiendo más luz, ya fuese natural o artificial, y dejando la maquinaria impoluta, los operarios de producción se involucraban en mayor medida en dejar su puesto de trabajo en óptimas condiciones.

 

diseno sin titulo

 

Por otro lado, la correcta limpieza en máquinas, cumple una relevante doble función:

  • Nos permite tener un buen control visual del estado de la máquina, posibilitando ver posibles fallos o indicadores de desgaste.
  • Mejorará el rendimiento de las mismas, ya que la suciedad se adhiere a su lubricante, entorpeciendo su funcionamiento y aumentando la fricción y el desgaste de las piezas.

En términos más generales, es deseable establecer una estrategia de higienización y desinfección en cada una de las superficies laborales, tales como: paredes, suelos, superficies, equipos, utensilios… Así como la separación de residuos o una correcta ventilación.

Que decir en el caso de la industria alimentaria, donde a todo ello, hay que añadir una mayor rigurosidad, teniendo en consideración procesos como la eliminación de todo tipo de microorganismos.

 

 

PERSONAL

El ámbito de la higiene personal de operarios en la industria, es también un punto clave para evitar contaminaciones o la proliferación de virus o bacterias.

Debemos tener en cuenta, por supuesto, el uso de barreras físicas tales como indumentaria adecuada, mediante ropa apropiada para cada puesto. Pero inevitablemente, uno de los principales focos de atención se ira a las manos.

Las manos son uno de los mayores medios de contaminación y una buena higiene en ellas ha sido, y siempre será, una de las mejores maneras de evitar que se propaguen enfermedades o microbios entre el personal de trabajo.

Así mismo, las manos suelen ser el elemento que más veces está directamente en contacto con el producto con el que trabajemos.

Es por todo ello, que una de las mejores medidas de prevención es el fomento de la continua higiene de manos. Fácil, económica y eficaz.

Pequeños gestos como instalar dosificadores de jabón de manos y tener un cuadro definido de los momentos clave en que proceder al lavado, pueden marcar diferencias.

lavado de manos

Momentos clave para el lavado de manos:

  • Al entrar y salir al puesto de trabajo.
  • Después de sonarse la nariz, toser o estornudar.
  • Antes de comer.
  • Después de ir al baño.
  • Después de los descansos.
  • Cada vez que se manipule un alimento diferente.

 

Una conclusión clara que podemos afirmar, es que está demostrado que una buena higiene, ya sea en instalaciones o en los propios operarios, favorece el buen rendimiento tanto de los trabajadores en su puesto, como de la propia empresa.

Y lo que es más importante en última instancia, es un tema de salud.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.